Santuario Nuestra Señora de los Milagros

Noticias

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

Es cierto que vivo aturdido y acelerado muchos días; pero cuando bajo a la verdad honda de mí mismo, ahí te encuentro.

Te confío el pasado, contigo vivo lo que merece la pena en el presente y de Ti, Señor, recibo la Luz que ilumina mi futuro.

Tu experiencia Pascual ahuyenta mi angustia por el paso del tiempo y por la certeza de la muerte, en día y hora desconocidos.

Si vivo contigo, moriré y resucitaré contigo; es la Misión que te ha encomendado el Padre para que salves a todos los que nos alegramos de tu venida, como Abraham.

Ayúdanos a vivir cada día con tus motivaciones…que mi oración personal concuerde con la oración comunitaria que Tú has iniciado: venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, amén.

FELIZ JORNADA A TODOS… 

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

Ven, Espíritu Santo, porque donde Tú estás hay libertad, verdad, humildad;

hay comunión y esperanza, hay alegría y paz. Ven porque donde Tú estás está 

 

Cristo, ven para que no nos falten profetas y testigos, ven y enséñanos a orar, a decir “sí”; ven porque eres capaz de poner gozo secreto en medio del sufrimiento.

Con tu fuerza levántame del suelo, quítame los miedos y haz que no abandone el Camino que me lleva a la Vida con mis hermanos. Amén. 

BUEN DÍA A TODOS… 

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

Hoy es  día propicio para mirar a Cristo crucificado.

Jesús dialoga a fondo con los judíos, antes de padecer: se identifica con el Padre; eso escandaliza a los judíos porque son de aquí abajo. “Si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados“. 

Jesús muestra el misterio de Dios en lo que enseña, en cómo vive, también en la cruz: “Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, reconoceréis que yo soy y que no hago nada por mi propia cuenta” (Evangelio). 

FELIZ DÍA A TODOS

HOY CELEBRAMOS…

SAN JOSÉ 

El Martirologio Romano hace este elogio: “Solemnidad de S. José, esposo de la Bienaventurada Virgen María, varón justo, nacido de la estirpe de David, que hizo las veces de padre para con elHijo de Dios, Cristo Jesús, el cual quiso ser llamado hijo de José y le estuvo sujeto como un hijo a su padre. La Iglesia lo venera con especial honor como patrón, a quien el Señor constituyó sobre su familia”.

El patrocinio de S.José es ejemplo de vida entregada a la voluntad Dios para los cristianos de siempre. Resaltamos: -José es “varón justo”: La promesa gratuita de Dios a Abraham llega a realizarse por la fe del patriarca; la fe es la respuesta del “justo” a Dios. La promesa hecha a Abraham se cumple en la persona de José descendiente del patriarca (2ª lectura); del mismo modo que Abrahám creyó a las palabras de Yavéh, José creyó en las palabras del ángel que le anunciaban el misterio realizado en la concepción virginal del Hijo de su esposa María (Evangelio).

Feliz día a todos los que celebráis vuestra onomástica, a los Papás, Seminaristas y Sacerdotes

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

Hoy es 16/03/18. *Viernes* de la IV semana de Cuaresma. *ABSTINENCIA*

Ver mas allá de las apariencias y llegar a conocer la verdadera realidad de las personas es tarea nada fácil. Cuando nos dejamos arrastrar por lo que dicen, por informaciones falsas e incompletas, prejuicios y malentendidos acerca de alguien, estamos poniendo obstáculos al conocimiento de una persona. Nunca llegamos a conocer la realidad de esa persona en cuestión.

Esto fue lo que pasó con algunas personas que vivían con Jesús: “¿No es este el que intentan matar? Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que este es el Mesías? Pero este sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene” (Jn 7,25-27). Cerrados en sus planteamientos religiosos no pudieron abrirse a la novedad que Jesús trajo a su pueblo.

A nosotros también puede nos pasar lo mismo: acostumbrados a la imagen que hemos construido de Jesús a lo largo de nuestra vida, podemos caer en la tentación de profesar la fe con los labios, pero no con la vida. La Cuaresma es tiempo de superar las imágenes falsas de un Jesús que nos satisfacen, pero impiden la verdadera conversión. No es Él quien tiene que convertirse a nuestras expectativas. Somos nosotros los que tenemos que configurar nuestra existencia a su vida, a sus palabras y acciones.

Nos acercamos cada vez más al misterio del Calvario. Hay que tener cuidado para que las celebraciones y expresiones de religiosidad de la Semana Santa que nos recuerdan el sufrimiento de Jesús en su pasión y cruz no sean un simple recuerdo que nada tiene que ver con la actualidad. Si no nos conmueve el drama de la crisis de los refugiados e inmigrantes que intentan salvar sus vidas a cualquier precio, incluso arriesgando la propia vida, si no nos conmueve la violencia que siega la vida de tantos jóvenes, si no nos conmueve la violencia contra las mujeres, si no nos conmueve la soledad de tantos ancianos abandonados, si no nos conmueve las desapariciones y asesinatos de tantos niños… es señal que no creemos lo que rezamos en el salmo 33 de la liturgia de hoy: “El Señor está cerca de los atribulados”.

El Señor está cerca de todas estas realidades de sufrimiento y el misterio de su Pasión y Muerte nos revela que Él mismo se identifica con todas estas víctimas. Pidamos al Señor que nos conceda un corazón sensible, que sea capaz de contemplar lo que celebraremos en la Semana Santa mucho más que un recuerdo, que nos ayude a ser verdaderamente compasivos con el sufrimiento de tantas personas que padecen al nuestro alrededor y a confiar que la justicia de Dios sea nuestra bandera por un mundo mejor.

“Padre celestial, haz que al contemplar hoy a tu Hijo camino del Calvario, me haga solidario con todos los que hoy en día cargan con cruces y son crucificados contigo en cruz.”

FELIZ DÍA: VIERNES de ABSTINENCIA 

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

¿Cuántos hermanos se desvían del camino de la fe y pasan a adorar otros dioses simplemente porque en sus oraciones no fueron satisfechas sus necesidades o porque consideraron que Dios no quiso hacer su voluntad? Pero esto también puede pasar con nosotros. En cierta medida, todos llevamos en nosotros, aunque escondido, nuestros “becerros de oro”. El becerro de oro puede ser cualquier cosa o persona que nos hace prescindir de Dios, nos aleja de Él y nos impide de ser agraciados por su misericordia: el poder, el honor, la riqueza, el consumo… Ídolo es todo lo que esclaviza en nombre de la libertad y nos aleja de Dios.

El camino cuaresmal es propicio para que volvamos nuestra mirada detenida en nuestra vida y reconozcamos los “becerros de oro” que hemos construido en nuestra vida a lo largo del último año. Reconocerlos y destruirlos es una actitud difícil, pero necesaria para que volvamos nuestros ojos al único que puede darnos la libertad y la vida: Jesucristo.

FELIZ DÍA A TODOS

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

El secreto de Jesús, de sus actitudes, de sus palabras y gestos, como la curación de un hombre en sábado (cf. Jn 5,1-16), está en su estrecha unidad o intimidad con el Padre. A Jesús no le importan las acusaciones de aquellos que absolutizan la ley, pues sabe que su fuente es el Padre, no razonamientos humanos o estructuras religiosas incapaces de conducir el hombre a la libertad. Donde Jesús manifestaba en sus acciones la continuación de la obra de Dios, sus contemporáneos veían solamente blasfemia.

Y Jesús va más lejos al cambiar el nombre de Dios, a quien llama “Padre”, un nombre pronunciable, un nombre que encierra una relación, no como mera invocación religiosa, sino como verdadera experiencia vital. Como un hijo aprende el oficio de su padre, él aprendió el oficio de amar sin cálculos, sin barreras, sin miedo. Pero también podemos contemplar al Señor que se revela con la ternura de una madre; y aún más, pues, aunque una madre pudiera olvidar al niño de pecho, Él jamás se olvidaría de nosotros (cf. Is 49,15).

FELIZ DIA A TODOS

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

En la cura del paralítico, la imagen de Dios que Jesús manifiesta, y que se refiere a un Dios activo, no puede ser paralizada por el sábado, es decir, ninguna institución, aún la más religiosa, puede impedir la acción salvífica de Dios.

Nosotros somos invitados a proporcionar a los que sufren momentos de dialogo, de empatía y solidaridad. Podemos ser, como aquella bella imagen del profeta Ezequiel, templos de vida para los demás. Eso es lo que Jesús nos invita a hacer con nuestros templos, sean ellos comunitarios o interiores: fuentes de vida para las personas, no de exclusión y marginación.

FELIZ DIA A TODOS

ANTE EL ASESINATO DE GABRIEL

Comparto este texto que mi amigo sacerdote me ha enviado para orar ante esta terrible situación…

“Cuando sus manos se cierran en la tierra, dos alas se despliegan en la eternidad…”

Dicen que cuando un niño cierra los ojos al mundo
un nuevo ángel nace en el cielo.
Que cuando sus manos se cierran en la tierra
dos alas se despliegan en la eternidad.

Dicen que cuando un niño deja de palpitar,
un corazón limpio y puro late junto al de Dios.
Que cuando dos pies virginales dejan de caminar,
un gran sendero con flores y plantas
espera en lo más alto de la cumbre.

Dicen que cuando un niño deja de vivir,
Dios lo recoge para que viva eternamente.
Porque un niño es sonrisa en la mañana,
tarde y noche, es juego y travesura.
Y por ello mismo, porque es esperanza
un niño nunca deja de existir.
Vive porque Dios como creador
no permite una obra inacabada,
no quiere que alguien suyo quede injustamente en el olvido y
desea que este mundo nuestro
sea adornado por la belleza y la candidez,
la alegría y espontaneidad de un niño.

Por eso, cuando un niño cierra los ojos injustamente en esta tierra violenta
un nuevo ángel nace en el cielo,
dos alas se despliegan en lo alto,
un canto angelical se escucha en el firmamento,
un susurro celestial sostiene la tristeza del momento.

Hoy, un ángel existe:
en nuestro corazón
en nuestra fe
en nuestra esperanza.
Su nombre es GABRIEL”

(Javier Leoz.Sacerdote).

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

Podemos decir que fue la experiencia de dolor que le permitió a aquel padre hacer una verdadera experiencia de salvación/sanación. Encontró al Salvador en el sufrimiento. También nosotros, cuando la vida parece llevarnos “a la fosa” (Sl 19,4), miramos al Señor que baja a nuestro encuentro y le decimos “¡Escucha, Yahvé, ten piedad de mí! ¡Sé tú, Yahvé, mi auxilio!”. Con eso, hacemos nuestra la experiencia del salmista y actualizamos aquel encuentro entre la palabra suplicante y la Palabra que da la vida.

FELIZ DÍA A TODOS