Santuario Nuestra Señora de los Milagros

Noticias

HOY CELEBRAMOS…

SAN JUAN GABRIEL PERBOYRE, C.M 

Nuestro misionero se embarcó en El Havre el sábado 21 de marzo de 1835. Llevaba como compañeros a los cohermanos Gabet y Perry, que todavía eran sólo diáconos. Las relaciones con la tripulación fueron excelentes a lo largo de los tres meses que duró el viaje de El Havre a Batavia. La influencia del P. Perboyre sobre los oficiales y marineros fue tal, que en el momento en que, después de despedirse, nuestros misioneros abandonaron el barco, los miembros de la tripulación, al cambiar impresiones entre ellos, decían de Juan Gabriel: “¡Ése, ése es un verdadero santo!”.

Tomaron un barco inglés en Batavia, que les debía llevar primero a Surabaya, y finalmente a Macao. Los misioneros franceses de Macao, PP. Danicourt y Torretteapprenant, estando para llegar el P. Perboyre, escribieron a París manifestando su alegría ante la buena noticia, pues la reputación del subdirector del Seminario Interno había llegado hasta ellos: “¡Lo que han mandado ustedes a China es verdaderamente un tesoro!”.

La santidad de nuestro héroe no le impide apreciar los encantos del viaje y las distracciones fraternas: un santo triste sería un triste santo. Así en Surabaya, con sus compañeros de viaje va a bañarse en el mar. Hacen también algunas excursiones por las costas de Java y de la isla vecina de Madura. Durante el período que le va a llevar primero a Macao, y luego hasta su misión, va a disfrutar con un placer manifiesto, de lo que se hacen eco sus cartas, los gozos de la amistad. Efectivamente, se encuentra en Macao con el P. Torrette, antiguo condiscípulo suyo. Cuando va para Kiangsi pasa unos días con el P. Laribe, natural, como él, de la diócesis de Cahors; pudieron hablar en la lengua de su tierra, el “quercynol”, e intercambiar noticias y recuerdos. A continuación va donde el P. Rameaux, que tenía la misma edad que él y había sido ordenado también en 1826, pero en Siontauban, donde había conocido bien al tío Santiago Perboyre.

Una vez llegado a los lugares de su misión, Juan Gabriel va a dedicarse de lleno al trabajo apostólico. Pero en los designios de Dios, es preciso que lleve a cabo en sí la semejanza más perfecta con Cristo, su modelo. Va a sufrir dos pruebas graves. Apenas hubo llegado a los lugares de su apostolado, sufre una fiebre maligna que lo deja completamente extenuado, hasta el punto de que hubo de administrársele los últimos sacramentos. No llegó a recuperarse hasta pasar dos o tres meses más tarde, en noviembre. A esta prueba física le sucedió otra de orden espiritual. Estaba persuadido de que era un obstáculo para la gracia, y convencido de su inutilidad. Asimismo entró en una noche de la fe hasta el punto de creer que estaba condenado. Esto fue para él durante unas semanas una verdadera agonía; de ella el mismo Cristo lo libró apareciéndosele y confortándole. Un cohermano chino, que había trabajado largo tiempo con él, tenía una opinión enteramente distinta sobre su persona; decía a quien quería oírle: “¡Es un santo viviente!”.

A partir de su llegada a los lugares de su misión en agosto 1836, una serie de acontecimientos van a completar en nuestro mártir una extraordinaria semejanza con Cristo hasta en los detalles de su Pasión. El Santo Padre León XIII se complacerá al destacarla en el Breve de Beatificación.

Durante uno de los largos interrogatorios que le hicieron sufrir sus jueces, una vez le forzaron a revestirse los ornamentos sacerdotales que habían sido confiscados en la misión. Al verlo así revestido, lleno de majestad recogida, los testigos de la escena exclamaron llenos de admiración: “¡Es el dios Fuo, el dios Fuo vivo!”, es decir, la encarnación de Buda.

Y en la cárcel la paciencia y la mansedumbre de Juan Gabriel impresionaron de tal manera a los demás presos y a los guardianes, que le trataban con respeto, y que al término de su cautiverio trataron de rodearlo de cuidados y de atenciones.

Juan Guitton en su libro “Portrait de Marthe Robin” decía que “sería bueno que el momento inicial (el que funda nuestra fe, la Pasión de Cristo) se reproduzca. La historia de los santos es esta reproducción: es bueno y es hermoso que haya sobre la tierra imitaciones de la Pasión” (p.239).

Juan Gabriel ha sido, de un modo perfecto, una de esas imitaciones, uno de esos testigos vivientes de la Pasión de Cristo. No le ha faltado nada: la agonía, la traición por 30 monedas de plata, el prendimiento, el envío de un tribunal a otro, el Cireneo, el abandono por parte de los suyos, la negación de un compañero fiel, la corona de espinas, el suplicio sobre un patíbulo en forma de cruz, con los bandidos, el reparto de sus vestidos.

Algún tiempo después de la muerte del mártir, el P. Huc, que pasaba por aquella región hizo su averiguación sobre los hechos y he aquí lo que escribió:

Cuando el P. Perboyre fue martirizado, una cruz grande, luminosa y dibujada perfectamente apareció en el cielo…Muchos paganos fueron testigos del prodigio, y unos a otros se dijeron: “Mirad el signo que adoran los cristianos…; quiero servir al Dueño del cielo…”.Según la investigación hecha por Mons. Rizzolati, fue vista en el mismo sitio del cielo por un gran número de testigos, cristianos y paganos, que habitaban en distritos muy alejados unos de otros. Monseñor además interrogó a los cristianos que habían conocido al P. Perboyre, y todos declararon: “que ellos siempre lo consideraron como un gran santo”.

Que nuestro mártir haya sido considerado como un gran santo a los ojos de sus cristianos, no tiene por qué extrañarnos. Los últimos años de su vida misionera y las circunstancias de su pasión y de su muerte lo demuestran abundantemente. Pero es que es toda su existencia la que ha sido una subida hacia la santidad; poseemos los testimonios de ello en las diversas etapas de esta vida tan plena.

Fue beatificado el 10 de noviembre de 1889 por el Papa León XIII y canonizado en Roma el 2 de junio de 1996 por el Papa San Juan Pablo II

UNA IMAGEN… UNA PALABRA

A veces vamos por la vida prematuramente encorvados,

encogidos por peso innecesario, vueltos hacia dentro.

Nos abruma alguna que otra losa.

Sepultados en vida, en la fosa de los temores, las indecisiones o las memorias hirientes.

Víctimas de la tristeza, del prejuicio o de la inseguridad.

Dios es el que nos invita a dejar caer el peso muerto. A romper las cadenas que aprisionan. A remontar el vuelo. Dios es el que nos tiende la mano y nos libera de lápidas innecesarias.

Es el que nos enseña a salvar obstáculos, a derribar los muros de la prisión interior.

A plantarle cara a los temores y sacudirnos el yugo de lo innecesario.

Y lo sorprendente es que a veces es más fácil de lo que parece.

Solo hay que intentarlo, confiando en que no vamos solos.

FELIZ DÍA A TODOS…

8 de septiembre 2017

Procesión día de la Virgen

Procesión día de la Virgen

Hoy es un Día Grande: “La Fiesta de la Virgen”. Celebramos la Natividad de Nuestra Señora Madre y como requiere la ocasión de un “cumpleaños” tan especial nos preparamos para esta gran fiesta.
La novena finalizó ayer, a pesar de ello llegan desde muy diversos lugares “madrugadores” que después de caminar toda la noche participan en la primera de las eucaristías del día a las 7:30h.

Las eucaristías de 11h., 12h y 13h. se llevaron a cabo desde el balcón del Santuario llenando la explanada de fieles devotos que buscaban refugio del sol bajo las arboledas. La de 11h. presidida por M.I. Sr. D. Luis Javier González Seguín predicador oficial de esta novena fue retrasmitida por la Cadena Ser. La de 12h. la eucaristía central del día presidida por Monseñor P. José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y arzobispo titular de Belcastro. A continuación tuvo lugar la procesión por la explanada del Santuario donde el carro portando la imagen de la Virgen caminaba entre los muchos fieles siendo honrada entre emociones visibles en los rostros.

El padre José Manuel Villar Suarez CM, rector del Santuario daba las gracias a tantos y tantos devotos que con fe se han acercado estos días al pie del altar de Nuestra Señora, con profunda fe y devoción cumpliendo sus promesas y acercándose a María, nuestra Madre, y también a los que han participado desde cualquier parte del mundo a través de los distintos medios de comunicación. Así mismo un agradecimiento a todo el equipo de personas que con sus distintas tareas hacen posible llevar a cabo esta manifestación tan multitudinaria de Fe, el buen funcionamiento de esta Novena-Misión: los Sacerdotes en la concelebración de las eucaristías, en las confesiones esperando a los penitentes que buscan el reencuentro y la reconciliación con Dios, los Diáconos y Seminaristas en sus tareas litúrgicas como lectores, acólitos y ministros de la Comunión así como acompañando y animando a los peregrinos, las Hijas de la Caridad en la sacristía, acogida, escucha, …, los Hermanos en los quehaceres encomendados, los Organistas, directores de cantos y a las Corales que ayudaron a hacer más participativa y alegre la celebración de las distintas eucaristías, los Seglares, a todos y a cada uno de ellos, el agradecimiento.

Finalizando la procesión entre ¡vivas! a la Virgen, levantando los pañuelos para despedirla entre aplausos y cantando el himno de la Virgen de los Milagros y el cumpleaños feliz.

En este día glorioso de la Natividad de Nuestra Señora, Ella, la Virgen de los Milagros nos abraza con el fulgor de su existencia, que se ha convertido en existencia de Dios y para Dios.
María nace en las luces y sombras de nuestra historia para ser puerta y camino, haciendo de la Iglesia peregrina, signo de esperanza, anuncio y profecía de la vida con Dios que nunca se acaba. Lo será sin duda amparados bajo su manto protector.
Consagrémonos a la Virgen, para que obre en nosotros este Milagro definitivo: ser con Ella, antorcha viva, llena de la luz eterna, que se convierte en luz de esperanza para todos los pueblos.
Como cierre de esta novena Honor a la Virgen de los Milagros del Monte Medo el P. José Manuel Villar, rector de este Santuario, y como viene siendo habitual, presidio la Eucaristía de 8 y media de la tarde.

“Y pasó una tarde y una mañana… la Fiesta de la Virgen”

Galería de fotos de hoy

7 de septiembre 2017

Santuario al atardecer

Santuario al atardecer

El santuario amaneció rodeado de una capa de niebla entre las voces de los grupos de peregrinos que desde muy temprano esperaban a la puerta para dar el saludo a María y acompañarla en la primera eucaristía a las 7:30 de la mañana presidida por el P. José Manuel Villar, rector del Santuario.

“Santa María nos llama a caminar hacia Cristo Eucaristía. En la celebración de la Santa Misa, corazón vivo de la Iglesia, celebramos los misterios centrales de nuestra fe: la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Cristo. En la Eucaristía, memorial de la entrega del Señor, tocamos el amor más grande, amor que abraza el pecado de todos los hombres y mujeres de todos los tiempos. Misterio dentro del misterio, que ha de ser celebrado y adorado, que edifica la Iglesia, que es su vida y su alimento. Santa María presente en cada Eucaristía por estar asociada al sacrificio redentor de su Hijo, quiere abrirnos los ojos de la fe hacia esta presencia real y verdadera de Cristo en este Sacramento admirable.
Pedimos, como intención especial por las familias, tan necesitadas de volverse hacia el Amor más grande que Jesús entrega en la Eucaristía, para que pueda recuperar su identidad, y por la trasmisión de la fe, para que en esta tarea, que es de todos, la llevemos a cabo con nuevo corazón y con nueva pasión.”
A las 19h.

La eucaristía de 20:30h. presidida por el Sr. Obispo de Ourense como clausura de las eucaristías dentro de la Novena.
A las 11 de la noche la explanada iluminada por multitud de velas en un ambiente agradable tanto climatológicamente como el formado por los fieles en que participaban en uno de los actos más populares y concurridos de la novena, el Rosario de Antorchas durante el cual el carro que portaba la imagen de la Virgen María avanzaba por la explanada del Santuario durante el rezo y la reflexión de cada misterio dirigida desde el balcón.
A continuación, en medio de la noche, el cielo se iluminaba con la tradicional sesión de “fuegos de artificio” para honrar a la Madre en la víspera de su cumpleaños.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día noveno.

Galería de fotos de hoy

Galería de fotos Rosarío Antorchas

6 de septiembre 2017

Santuario al atardecer

Santuario al atardecer

El penúltimo día de la novena, poco antes de las 8:30h. recibimos la llegada de los peregrinos de las parroquias de Zorelle, Esgos, Sta. Eulalia, San Juan de Moreiras, Vilar de Ordelles y Chaodarcas que vienen a honrar a la Madre con el Rosario de Aurora para celebrar gozosos la Eucaristía.

Cada vez que celebramos la Eucaristía proclamamos que Dios es Santo. La fuente de la Santidad a la que dirige nuestra mirada la Señora de los Milagros está en Jesucristo, al que Ella nos está mostrando en su regazo maternal. Hacia Ella nos volvemos para dejarnos contagiar de su Santidad, que no proviene de sí misma, sino de aquel que ha transformado su existencia para siempre. La Iglesia y el mundo están necesita-dos de verdaderos amigos de Dios que sean reflejos de la Santidad de Dios; hombres y mujeres, que en las marcas de su entrega, palpemos el Amor que viene de lo alto y que todo lo hace nuevo. Avivemos nuestro deseo de ser santos, abrazando con ella el misterio de Cristo Eucaristía.
Pidamos como intención especial por los misioneros y los cristianos perseguidos a causa de la fe para que con su estela de santidad seamos tocados por el amor de Cristo Jesús.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día octavo.

Galería de fotos de hoy

5 de septiembre de 2017

Eucaristía 19h.

Eucaristía 19h.

Acompañados por varios sacerdotes naturales de las parroquias así como con su párroco llegan a la explanada con cantos los pueblos de “A Vara da Serra”, peregrinan hoy con el Rosario de Aurora Tioira, Xunqueira, Vilar, Santirso, Escuadro, San Miguel de Ramil, Asadur y A Costa que entran en el Santuario con Vivas a la Virgen de los Milagros para participar en la eucaristía de 8:30 h.

La eucaristía de 19h. presidida por M.I. Sr. D. Luis Javier González Seguín predicador oficial de esta novena, acompañado por P. Jesús María González Antón, Visitador Provincial de los Padres Paules de la provincia canónica de San Vicente de Paúl-España y por el asistente provincial P. Juan de la Rosa Mendoza.

Santa María, Señora de los Milagros, tiene casa y hogar, este precioso Santuario que nos trae al corazón tantos recuerdos cargados emoción, de ternura, de fe. Pero la casa de Santa María, no sólo es este lugar físico, sino que sobre todo, la casa de María, es la Iglesia, Madre que nos engendra en la fe y Maestra que custodia las verdades de esta fe en Cristo y nos orienta al encuentro con Dios. La Iglesia no puede vivir sin Jesucristo, sin Él sería un cuerpo inerte; tampoco nosotros podemos pretender vivir la fe en Cristo sin la Iglesia, porque esa fe fabricada a medida, acabaría por desaparecer. Santa María nos agarra de la mano y nos introduce en el cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia, de la que todos formamos parte como miembros vivos.

Pidamos como intención especial por las vocaciones y la vida consagrada, para que sean rostro auténtico de Cristo y de su Iglesia en el corazón adormecido de este mundo.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día séptimo.

Galería de fotos de hoy

4 de septiembre de 2017

Comunión

Comunión

Una vez finalizada la misa de los peregrinos más madrugadores, la eucaristía de 7:30h., hacia las 8,15h. el Rector del Santuario daba especialmente la bienvenida a los peregrinos de las parroquias de Lamamá, Arnuide, Maus, que rezaban juntos los últimos misterios del Rosario de Aurora procesionalmente por la explanada para a continuación entrar cantando a María en el Santuario y participar en la Eucaristía de 8:30 h.

Y con ellos, con los ancianos y enfermos especialmente, celebramos la Eucaristía de 12, presidida por Monseñor D. Leonardo Lemos, Obispo de la diócesis de Ourense, acompañado por sacerdotes que desempeñan su labor pastoral muy relacionada con ellos, en la celebración más mimada y querida de la novena que llenaron el Santuario y la explanada acercándose a mostrar su cariño a la Madre.

Hoy fijamos nuestra atención en la Virgen María que es la única criatura humana nacida en plenitud de gracia, que vive en estado de conciliación perfecta con Dios. En ella, la Inmaculada, no hay lugar a la marca del mal ni del pecado. La realidad, también la nuestra, nos descubre numerosas situaciones de ruptura, de desorden, enemistad o guerra declarada, que provienen en gran medida de una vida a espaldas de Dios. Esto es el pecado, vivir de espaldas y con el corazón clausurado al Amor de Dios. La Señora de los Milagros introduce en nosotros la luz de Cristo para darnos cuenta de qué lejos estamos del corazón de su Hijo. Necesitamos convertirnos personalmente y como Iglesia. Acudamos a esta fuente de la reconciliación, de perdón y de sanación que Dios nos regala en el sacramento de la penitencia.

Pedimos como intención especial de este día, por los ancianos y enfermos, para que desde la belleza de una vida entregada en tantos años, o la entrega en el lecho del dolor, sean camino de reconciliación en el que todos encontremos la fe y el consuelo de Dios.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día sexto.

Galería de fotos de hoy

3 de septiembre de 2017

Eucaristía 12h.

Eucaristía 12h.

Es domingo y se nota en el ambiente, en la presencia de peregrinos que después de caminar durante gran parte de la noche llegan para participar en la primera eucaristía de la mañana, y así desde las siete y media, son muchos y muchos los que pasan por delante de la imagen de la Virgen para honrar a la Madre.

Las eucaristías celebradas desde el balcón del Santuario ante los muchos devotos que por causa del sol se encontraban cobijados bajo las sombras de las arboledas fueron vividas en ambiente de silencio haciendo de la explanada una prolongación del Santuario.

A las 12 del mediodia tuvo lugar la eucaristía presidida por Monseñor D. Leonardo Lemos, Obispo de Ourense, acompañado por el predicador oficial de la novena este año, M.I. Sr. D. Luis Javier González, y el Padre Paúl Eladio Gómez, anterior superior del Santuario.

Durante el día de hoy reflexionamos en que el Domingo, que para el cristiano ha de ser Día de Dios y para Dios, hemos venido como peregrinos a este monte Medo, lugar del Encuentro con Dios, monte de salvación, donde a través de la maternal presencia de la Señora de los Milagros, percibimos sensiblemente los latidos del Corazón de Dios. Ella nos invita a reclinar nuestros sufrimientos, nuestras oscuridades más profundas en el Corazón de Su Hijo, que entregándose en sacrificio en el altar de la Santa Cruz, genera en nosotros la luz de la fe y da un sentido nuevo y definitivo al sufrimiento, que marca tantas veces nuestra vida. En la celebración de la Eucaristía Dominical somos testigos de este amor sin medidas de Dios, fuente de consuelo y fortaleza para todo el que se acerca a Él.

Pedimos hoy, como intención especial nuestra Iglesia Diocesana de Ourense que ha iniciado este camino de renovación pastoral, que es el sínodo diocesano, para que sea más auténtica, más verdadera y para que veamos despertar un impulso renovado en las entrañas de esta Iglesia peregrina en Ourense.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día quinto.

Galería de fotos de hoy

2 de septiembre 2017

A la explanada llegan los primeros jóvenes, madrugadores, en el reloj del Santuario marcan las cinco de la madrugada. Hoy a primera hora recibimos la peregrinación de la juventud que son acogidos por un grupo de sacerdotes y seminaristas dándole la bienvenida personalmente a los peregrinos que participarán de la primera eucaristía del día a las 7:30 h presidida por Monseñor D. Leonardo Lemos Montanet, Obispo de Ourense.

Al ser sábado, día no laborable, la afluencia de fieles aumenta desde primeras horas de la mañana, siendo más notable por la tarde ya desde la primera misa, a las seis de la tarde presidida por el predicador oficial de la novena , M.I. Sr. D. Luis Javier González Seguín.

En el día de hoy reflexionamos sobre como al decir Virgen María, es decir prontitud, generosidad, entrega, caridad sin límites. Estos preciosos atributos de la Madre de Dios no se entenderían si ella no fuese portadora del misterio de Cristo. Sólo el que lleva a Cristo dentro del corazón y puede amar así, sin cansarse, y a fondo perdido, hasta dar la vida. Santa María recorre este camino de entrega llevando a Cristo. Es el dinamismo que quiere movernos a nosotros a la cari-dad, bandera y signo vivo del cristiano, si apostamos de veras en nuestras vidas de creyentes por ser portadores del misterio de Cristo en nuestras vidas. Entonces nuestro recorrido siempre nos llevará al don, al darse. Es Cristo el que nos enseña en la escuela de la Eucaristía el estilo de esta entrega, capaz de transformarlo todo.

Pedimos hoy, como intención especial por los Cofrades de Nuestra Señora de los Milagros y los bienhechores de este Santuario que custodian el culto a Nuestra Señora.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día cuarto.

Galería de fotos de hoy

1 de septiembre 2017

Ntra. Señora de los Milagros

Ntra. Señora de los Milagros

A las 7 de la mañana llegan al Santuario los primeros peregrinos caminando con pie firme entre la niebla y con la alegría de llegar a la casa de la Madre y acompañándola celebrar la Eucaristía de 7:30h. Una hora más tarde, recibía el Rector del Santuario, como es costumbre a los peregrinos de las parroquias de Maceda, Niñodaguia, Foncuberta y Piuca con el Rosario de Aurora.

En el día de hoy reflexionamos en como el Espíritu Santo de Dios habita en nosotros desde el día de nuestro Bautismo, y al mismo tiempo aunque lo invocamos, es el gran desconocido. María es obra del Espíritu Santo. Su vida no se entiende sin la acción del Espíritu. Podemos leer los frutos y los dones preciosos del Espíritu en la vida de la Santísima Virgen; pero el don más precioso, supremo don, es Cristo mismo formado en sus entrañas, que la cubre con su sombra y la llena de la verdadera luz de las luces. Jesucristo viene a nosotros en cada Eucaristía, por la invocación que el sacerdote hace al Espíritu Santo. Santa María nos invita a confiarnos en la fuerza poderosa de este don de Dios para que seamos testigos convincentes de Jesucristo en medio de nuestra historia.

Pedimos hoy, como intención especial por los jóvenes, para que se abran al Espíritu Santo y colmen su sed de Dios al que buscan aún sin saberlo, y la Iglesia se vea renovada por un nuevo amanecer de jóvenes profundamente modernos y profundamente cristianos.

Pasó una mañana, pasó una tarde el día tercero.

Galería de fotos de hoy