Santuario Nuestra Señora de los Milagros

Paúles

La Congregación de la Misión (Paúles)

escudopaulesSan Vicente de Paúl fundó la Congregación de la Misión en 1625, para la evangelización de los Pobres y la formación del Clero. Hoy la Congregación ha definido su fin de la siguiente forma:

El fin de la Congregación de la Misión es seguir a Cristo evangelizador de los Pobres.
Atenta a los signos de los tiempos y a las realidades de nuestra época, la Asamblea General de 1980, en el momento de definir este fin, en lugar de decir como San Vicente en las Reglas Comunes: “Predicar el Evangelio a los Pobres, particularmente a los del campo”, ha elegido: “Evangelizar a los Pobres, sobre todo a los más abandonados”; en lugar de decir como San Vicente: “Ayudar a los eclesiásticos a adquirir las ciencias y las virtudes necesarias a su estado”, ha elegido: “Ayudan en su formación a clérigos y laicos, y los llevan a una participación mas plena en la evangelización de los Pobres”.

Estatuto jurídico:

La Congregación de la Misión es una Sociedad de Vida Apostólica, compuesta por Sacerdotes y Hermanos. Nuestro estatuto jurídico esta definido por nuestras Constituciones, en el cuadro de los cánones 731 -746. Hacemos votos, pero no somos religiosos, de acuerdo con la intención de san Vicente que quiso para nosotros la flexibilidad y la movilidad de una sociedad apostólica que vive y trabaja en estrecho contacto con el mundo

Nuestras Tareas:

– Evangelizamos a los Pobres a través de las misiones populares. También en las parroquias, que han de estar ubicadas en zonas pobres o anexas a una casa de formación; Tenemos muchas misiones “ad Gentes” cada Provincia debe aceptar al menos una misión en un país pobre o donde la Iglesia no este todavía establecida de forma suficiente.

– En la predicación de misiones populares o Ad Gentes, contamos normalmente con la colaboración de las Hijas de la Caridad y de muchos voluntarios laicos, animados del espíritu de San Vicente.

– Tenemos además seminarios para la formación del Clero. Muchos de los nuestros asisten espiritualmente a las Hijas de la Caridad, dado que gozan de la misma herencia espiritual que nosotros.

– Tenemos especial cuidado de las asociaciones de laicos fundadas por San Vicente o que dimanan de su espíritu. Trabajamos con la Asociación Internacional de Caridad en los diversos países, con la Sociedad de San Vicente de Paúl, la Juventud Mariana Vicenciana, la Asociación de la Medalla Milagrosa y otros grupos menos conocidos.

– En algunos países, los colegios constituyen un apostolado muy necesario, al que se dedican muchos misioneros, desde el nivel primario, como en la India, hasta los estudios universitarios en Filipinas y en los Estados Unidos (cfr. Estatuto, 11).